Acerca de la sangre


Componentes sanguíneos

En la medicina moderna los pacientes normalmente reciben componentes sanguíneos específicos para tratar su enfermedad particular. Se pueden extraer hasta cuatro tipos de componentes sanguíneos de la sangre donada, por lo que varios pacientes pueden beneficiarse de una sola donación. Los principales componentes sanguíneos transferibles son:

Sangre completa: consta de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas (~45% de volumen) suspendidas en plasma (~55% de volumen).

Glóbulos rojos: transportan oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo y llevan el dióxido de carbono de vuelta a los pulmones para ser espirado.

Plaquetas: pequeños fragmentos celulares incoloros contenidos en la sangre cuya función principal es relacionarse con las proteínas de coagulación para parar o prevenir las hemorragias.

Plasma: un líquido compuesto de un 92% de agua, 7% de proteínas vitales, y 1% de sales minerales, azúcares, grasas, hormonas y vitaminas.

Crioprecipitado AHF: una porción de plasma rico en factores coagulantes, incluyendo el Factor VIII y fibrinógeno.

Volver arriba


Grupos sanguíneos

Aunque toda la sangre está compuesta de los mismos elementos básicos, no toda es igual. De hecho hay ocho grupos comunes de sangre que están determinados por la presencia o ausencia de ciertos antígenos, que son sustancias que desencadenan ciertas respuestas inmunes si son extrañas al cuerpo. Las transfusiones de sangre seguras dependen de la determinación cuidadosa de estos grupos y de que tanto el donante como el receptor tengan el mismo grupo sanguíneo.

Hay cuatro tipos principales determinados por la presencia o ausencia de dos antígenos, A y B, en la superficie de los glóbulos rojos:

  • Grupo A – solo tiene el antígeno A en los glóbulos rojos (y el anticuerpo B en el plasma)
  • Grupo B – solo tiene el antígeno B en los glóbulos rojos (y el anticuerpo A en el plasma)
  • Grupo AB – tiene los antígenos A y B en los glóbulos rojos (pero no tiene el anticuerpo A ni B en el plasma)
  • Grupo O – no tiene los antígenos A ni B en los glóbulos rojos (pero tiene el anticuerpo A y B en el plasma)

Además de los antígenos A y B hay un tercer antígeno denominado factor Rh, que puede estar presente (+) o ausente (–). En general la sangre con Rh negativo se transfiere a pacientes con Rh negativo, pero los pacientes con Rh positivo pueden recibir sangre con Rh positivo y sangre con Rh negativo.

El donante universal de glóbulos rojos tiene el grupo sanguíneo O negativo. El donante universal de plasma tiene el grupo sanguíneo AB positivo.

Los grupos sanguíneos, al igual que el color de los ojos, se heredan de los padres. El grupo O positivo es el más común, pero no todos los grupos étnicos tienen la misma mezcla. Los hispanos por ejemplo tienen un número relativamente mayor de grupo O, mientras que los asiáticos tiene un número relativamente alto de grupo B. La mezcla de los diferentes grupos sanguíneos en la población de los EE.UU. es:

  • Blancos
  • Afro americanos
  • Hispanos
  • Asiáticos

Volver arriba


Sangre y diversidad

Las personas tienen diferentes formas, tamaños y grupos sanguíneos. La inmensa mayoría de los grupos sanguíneos entran dentro de los grupos ABO principales. Sin embargo, para un pequeño porcentaje de la población, encontrar a alguien con el mismo grupo sanguíneo puede ser como encontrar una aguja en un pajar.

Grupos sanguíneos poco frecuentes
Hay más de 600 antígenos conocidos además del A y B. Algunos grupos sanguíneos son específicos de ciertos grupos raciales y étnicos. Por tanto es esencial que la diversidad de donantes se ajuste a la diversidad de pacientes. Por ejemplo el U negativo y el Duffy negativo son grupos específicos de la comunidad afro americana. Del mismo modo, el Di (b-) se encuentra principalmente en la comunidad hispana. Cuando los grupos negativos se corresponden los pacientes tienen menor riesgo de desarrollar complicaciones en una terapia de transfusión. Por esta razón es extremadamente importante aumentar el número de donantes de sangre de todos los grupos étnicos.

La importancia del grupo O: diferentes grupos étnicos y raciales tienen diferentes frecuencias de los grupos sanguíneos principales en sus poblaciones. Por ejemplo, cerca del 45% de los caucásicos son del tipo O, pero el 57% de los hispanos y el 51% de afro americanos son del grupo O. Este grupo tiene una alta demanda en hospitales y el suministro es insuficiente, tanto porque es el grupo más común como porque el grupo O negativo en particular es el grupo universal que se necesita para transfusiones de urgencia. Por tanto las poblaciones minoritarias y diversas tienen un papel importante en proporcionar suficiente sangre para la necesidad constante.

Volver arriba


Más información

Hay información adicional sobre estos temas en inglés: